3 jul. 2012

Plaza Djemaa El Fna, Marrakech

En este lugar en el que antiguamente los soberanos hacían exponer la cabeza de los pecadores, los criminales y los cristianos, actualmente los turistas fotografian la cabeza de los corderos.
Lo que hace algunos años comenzó siendo la recuperación de un espacio público en el que socializarse, intercambiar mercancias, charlar de los problemas cotidianos y en definitiva vivir el barrio, hoy se ha convertido en un buen ejemplo de lo bien que transformamos las costumbres en marketing, las tradiciones en negocio y la cultura en artificio.

Así nos va!!!!

La brujuleadora de caminos

6 comentarios:

  1. Eso pasa en todo el mundo, el marketing es lo primordial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii, eso parece que pasa. Gracias por la visita. Un abrazo:)))

      Eliminar
  2. En cuanto algo huele a dinero... se pudre.
    Buen pensamiento!!!
    Y la foto es curiosísima.

    Un besote

    ResponderEliminar
  3. Yo confieso. Era mi pupila la que estaba tras la cámara y por ello la reflexión.
    Besote!!!

    ResponderEliminar
  4. Yo confieso. Era mi pupila la que estaba tras la cámara y por ello la reflexión.
    Besote!!!

    ResponderEliminar
  5. Yo confieso. Era mi pupila la que estaba tras la cámara y por ello la reflexión.
    Besote!!!

    ResponderEliminar